viernes, 15 de noviembre de 2019

Reseña: La Maldición de Hill House de Shirley Jackson

Aquí traigo por fin la reseña de La Maldición de Hill House que en un principio queria ponerla el día de Halloween pero por motivos personales al final no pude.


Título: La Maldición de Hill House
Título Original: The Haunting of Hill House
Autora: Shirley Jackson
Editorial: Minúscula
Paginas: 272
ISBN: 9788494836695
Precio: 19,50 €

Sinopsis: Cuatro personajes llegan a un viejo caserón conocido como Hill House. El doctor Montague, un estudioso de lo oculto que busca pruebas de fenómenos psíquicos en casas encantadas, y tres personas a quienes el doctor ha reclutado para llevar a cabo un experimento. Eleanor una joven de pasado infeliz, Theodora y Luke el heredero de la casa. Pronto todos deberán enfrentarse a situaciones que están más allá de su comprensión. Hill House parece estar preparándose para escoger a uno de ellos y hacerlo suyo para siempre.

Shirley Jackson (San Francisco 1916 – Bennington 1965) estudió en la Universidad de Syracuse. En 1948 publicó su primera novela, The Road Through the Wall, y el cuento La lotería (incluido en el volumen Cuentos escogidos), un clásico del siglo XX. Su obra que también incluye otras novelas, como Hangsaman (1951), The Bird’s Nest (1954) y The Sundial (1958), y los ensayos autobiográficos Life Among the Savages (1953) y Raising Demons (1956), ha ejercido una gran influencia en A. M. Homes, Stephen King, Jonathan Lethem, Richard Matheson y Donna Tartt, entre otros escritores. En 1962 publicó Siempre hemos Vivido en el Castillo, que fue considerada por la revista Time una de las diez mejores novelas del año. En 2010, la prestigiosa Library of America reunió algunas de las obras más significativas de Jackson en un volumen al cuidado de Joyce Carol Oates. Aunque sin duda La Maldición de Hill House (1959) es su obra más conocida por haber sido adaptada al cine en dos ocasiones y tener una serie en Netflix que a batido récord de audiencia.

Opinión Personal:

La Maldición de Hill House es una novela clásica de terror psicológico que hacia bastante tiempo que deseaba leer pero por unas cosas y otras, siempre la retrasaba. Sabía de su existencia a raíz de ver la película de The Haunting (La Guarida) que a pesar de ser una adaptación muy libre de está obra (y un remake de la adaptación de 1963), me gusto mucho y quise leer la novela desde entonces. Tengo que reconocer que no conocía a Shirley Jackson pero si que había escuchado opiniones muy positivas de su otra obra Siempre hemos Vivido en el Castillo de algún lector apasionado del género, que alguna vez me la había mencionado. Ahora gracias a la editorial Minúscula he podido por fin leer está novela que sin duda ya adelanto que me a gustado mucho.

Como bien dice la sinopsis la novela tiene una historia muy sencilla. Un doctor apasionado de lo
oculto alquila por unos meses Hill House una mansión con fama de estar encantada ya que anteriores inquilinos de dicha casa, presenciaron cosas extrañas (incluso alguno llego a suicidarse dentro de ella). Los habitantes del pueblo más cercano a Hill House no se acercan a los terrenos del caserón y menos cuando cae la noche ya que es cuando según ellos ocurren los fenómenos. Pero el doctor no está solo, ya que para su experimento requiere la ayuda de tres singulares que aceptan pasar unos días en ella. Pero lo que ninguno puede intuir es que Hill House no es una mansión corriente con mala fama sino que entre sus paredes acecha un mal que está apunto despertar.

La novela tiene una lectura sencilla que desde mi punto de vista engancha con unos capítulos largos pero a la vez muy entretenidos. La historia está ambientada en verano aunque en ocasiones no lo parezca, ya que las maravillosas descripciones que hace la autora sobre Hill House y sus terrenos rodeados de árboles donde la luz no se deja ver y toda esa atmósfera lúgubre y en ocasiones asfixiante pueden confundir. La verdad es que el escenario principal de la novela (la misma Hill House), está descrita con todo lujo detalle tanto por dentro como por fuera. Su diseño es un tanto grotesco y peculiar. Sinceramente en ocasiones me daba bastantes escalofríos ya que todo lo que rodea a la casa desde el primer momento me dio mala espina. Sobre todo cuando se hacia de noche que aunque los fenómenos descritos no son nada que no hayamos visto en otros libros, la autora le da ese toque oscuro e irreal que se respira en toda la novela haciendo que el lector quede atrapado al instante. En algunos momento Hill House me a recordado a la mansión Winchester (California) ya que son similares, las dos tienen muchas habitaciones, pasillos y estancias secretas que forman todas una especie de laberinto donde poder perderse. No se si la autora se inspiraría en dicha mansión pero lo que si es cierto es que yo no pasaría ni dos hora en Hill House.

Otra cosa que destacaría de está novela son los personajes que llevan todo el peso de los acontecimientos que ocurren dentro de la casa. Unos personajes peculiares y muy profundos donde conoceremos sus miedos, sentimientos y su pasado. Los diálogos de los protagonistas están muy cuidados. Conversaciones serias que a veces había un poco de humor negro pero otras estaban cargadas de rencor y donde el ambiente se volvía extraño.

- Doctor Montague: doctor en filosofía apasionado de su trabajo y las manifestaciones sobrenaturales. No se asusta con facilidad pero hay algo en Hill House que le atrae mucho. Su sueño es escribir un libro sobre fenómenos paranormales.

- Eleanor: sin duda es la que lleva más peso en toda está historia. Se podría decir que no a tenido una vida fácil dentro del ambiente familiar. Desde muy joven a cuidado a su madre una mujer algo dominante, invalida y enferma, ademas su hermana nunca la apoyado mucho y se lleva bastante mal con ella. Eleanor es una chica frágil, tímida y solitaria con un pasado muy triste y creíble. Desde el primer momento en que pisa Hill House ella siente cosas que otros no perciben a simple vista.

- Theodora: joven, moderna y extravagante artista que se apunta sin dudarlo a pasar unos días en Hill House. Desde el primer momento hace buenas migas con Eleanor aunque como veremos después esa amistad se transformara en otra cosa... Es un personaje junto a Eleanor de los que más me han gustado. A veces cae bien pero otras no tanto. Es un personaje muy bipolar que juega mucho con el lector.

- Luke Sanderson: joven heredero de la mansión Hill House. Su familia son los últimos propietarios de la casona en medio del bosque. A pesar de la fama Luke no parece un chico miedoso, al revés en todo momento parece ilusionado por saber que algún día dicha casa encantada sea suya. Luke es un chico algo rebelde, bromista y mentiroso. Lo que más le gusta es beber algo que veremos en más de una ocasión en la novela.

- Señor y señora Dudley: matrimonio encargado de cuidar la finca durante el día ya que como se
puede intuir desde el primer momento no les gusta pasar la noche en Hill House. El señor Dudley me aparecido un hombre un poco cascarrabias y su mujer directamente me daba algo de mal rollo.

- Señora Montague y Arthur: aunque hacen una pequeña y breve aparición en los últimos capítulos me gustaría mencionarlos porque su presencia en la casa alterara más la convivencia de sus habitantes. La señora Montague es la mujer del doctor que intentara ayudar a su marido a base de sesiones de espiritismo con el apoyo de Arthur un amigo de la familia aunque en ocasiones no me lo aparecido, su relación con la señora Montague era rara. Son dos personajes un tanto peculiares que no me han caído muy bien lo reconozco pero son esenciales para los acontecimientos finales.

En general una buena novela de terror psicológico (y de las mejores que leído), con unos personajes muy acertados que guiaran al lector hasta un final inesperado que no te esperas en ningún momento. Porque como diría la autora... Hill House es insana, solitaria y malvada que estaba allí desde hacía ochenta años y podía estar ochenta más.

Puntuación:
10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...